Este tratamiento se aplica mediante microinyecciones en la piel sobre la zona a tratar que apenas provocan molestias. Son inyecciones con agujas muy finas que se insertan bajo la piel produciendo beneficios en dicha zona.

Siempre se realiza una historia clínica para descartar posibles riesgos de alergias aunque las sustancias inyectadas son productos farmacólogicos homeopáticos autorizados por la Agencia Española del Medicamento.

La principal aplicación de la mesoterapia es, sin duda, el tratamiento de la celulitis.

La mesoterapia ayuda a recuperar la silueta, mejora el aspecto de la piel y los ligeros problemas funcionales circulatorios pero no adelgaza, por eso es muy importante ser constante en la realización de las sesiones y combinarlas con otros tratamientos: drenaje linfático manual y tratamientos termoactivos, que actúan sobre la grasa y la movilizan.

El número de sesiones necesarias depende del grado de la patología y de la edad del paciente pero generalmente se comienza realizando una sesión semanal durante 6 sesiones seguidas y posteriormente una sesión quincenal hasta completar 10-15 sesiones.

La mejoría en el caso del tratamiento mesoterápico de la celulitis se suele empezar a notar hacia la 3ª-4ª sesión, comenzando por los síntomas circulatorios (pies fríos, hinchazón de pies, etc.) y posteriormente se sigue de cambios importantes en el aspecto de la piel (piel de naranja, cutis marmorata, etc).

Como efectos colaterales frecuentes son de destacar la presencia de pequeños hematomas motivados por la técnica de administración que desaparecen, en la mayoría de los casos, sin dejar secuela alguna.