Desde hace ya bastantes años las filosofías orientales se han puesto de moda en occidente. Desde el Yoga hasta el Tai-chi, son muchos los que utilizan la antigua sabiduría oriental para equilibrar su cuerpo y su mente. Una de las últimas en llegar aquí ha sido el Ayurveda, que combina en su tratamiento los traumas que afectan tanto al cuerpo como a la mente y al espíritu. El Ayurveda es enormemente popular en la India que cuenta con varios colegios y hospitales ayurvédicos. Debido a su tradición y a la efectividad de los tratamientos, la Organización Mundial de la Salud ha reconocido las técnicas alternativas de Ayurveda como un sistema de tratamiento legalmente aplicable. Por ello, en NeoSalud queremos ofrecerte esta técnica de la mano de nuestros profesionales.

Se combina la técnica del masaje tradicional con las manos y la colocación de piedras calientes de lava basáltica de Arizona para dilatar los vasos sanguíneos y linfáticos y estimular la circulación, así como rocas frías de mármol paquistaní para conseguir la relajación. Las primeras se calientan en un horno y las segundas se enfrían en el congelador o con hielo. Ambas piedras aportan firmeza y luminosidad a la piel. Durante una sesión, el terapeuta coloca piedras sobre los puntos energéticos del organismo de la paciente: a lo largo de la columna vertebral, el abdomen, la frente, las manos y los dedos de los pies, sin olvidar una piedra pequeña sobre el tercer ojo, situado en el centro de la frente. Luego aplica un aceite esencial y masajea.